Un traje para la hortera

 

 
IMG_0028

IMG_0025 IMG_0022

¡Oh espina clavada en el hueso hasta que se oxiden los planetas! Como nadie volvía la cabeza, el cielo pudo desnudarse.
Entonces se oyó la gran voz y los fariseos dijeron:
Esa maldita vaca tiene las tetas llenas de leche.

IMG_0106

IMG_0049IMG_0048

Manzanas levemente heridas
por finos espadines de plata,
nubes rasgadas por una mano de coral
que lleva en el dorso una almendra de fuego,
peces de arsénico como tiburones,
tiburones como gotas de llanto para cegar una multitud,

IMG_0100 IMG_0099 IMG_0090 IMG_0089

Si el aire se niega a salir de los cañaverales
mi corazón tiene la forma de una milenaria boñiga de toro.

IMG_0033

Puede el aire arrancar los caracoles muertos sobre el pulmón del elefante y soplar los gusanos ateridos
de las yemas de luz o las manzanas.

IMG_0017

IMG_0108 IMG_0065 IMG_0061IMG_0101IMG_0069

IMG_0042

Mi agonía buscaba su traje,
polvorienta, mordida por los perros,
y tú la acompañaste sin temblar
hasta la puerta del agua oscura.

POETA EN NUEVA YORK Federico García Lorca (1929-1930)

Anuncios