Larga vida a nuestra Frida

 

IMG_0397 IMG_0396 IMG_0394

IMG_0380 IMG_0390IMG_0387 IMG_0383

IMG_0379 IMG_0402 IMG_0375 IMG_0376

IMG_0399

Ella trataba de verse a sí misma a través de su cuerpo. 
Por eso se miraba con frecuencia al espejo. 

kahlo-la-columna-rota-1944

____________________________________________

No era la vanidad lo que la atraía hacia el espejo, sino el asombro al ver 
a su propio yo. Se olvidaba de que estaba viendo el tablero de instrumentos 
de los mecanismos corporales. Le parecía ver su alma, que les le daba a 
conocer en los rasgos de su cara. Olvidaba que la nariz no es más que la 
terminación de una manguera para llevar el aire a los pulmones. Veía en 
ella la fiel expresión de su carácter.

Hace mucho tiempo, el hombre oía extrañado el sonido de un golpeteo regular dentro de su pecho y no tenía ni idea de su origen. No podía identificarse con algo tan extraño y desconocido como era el cuerpo. El cuerpo era una jaula y dentro de ella había algo que miraba, escuchaba, temía, pensaba y se extrañaba; ese algo, ese resto que quedaba al sustraerle el cuerpo, eso era el alma.

Hoy, por supuesto, el cuerpo no es desconocido: sabemos que lo que golpea dentro del pecho es el corazón y que la nariz es la terminación de una manguera que sobresale del cuerpo para llevar oxígeno a los pulmones. La cara no es más que una especie de tablero de instrumentos en el que desembocan todos los mecanismos del cuerpo: la digestión, la vista, la audición, la respiración, el pensamiento.

Desde que sabemos denominar todas sus partes, el cuerpo desasosiega menos al hombre. Ahora también sabemos que el alma no es más que la actividad de la materia gris del cerebro. La dualidad entre el cuerpo y el alma ha quedado velada por los términos científicos y podemos reírnos alegremente de ella como de un prejuicio pasado de moda.

Pero basta que el hombre se enamore como un loco y tenga que oír al mismo tiempo el sonido de sus tripas. La unidad del cuerpo y el alma, esa ilusión lírica de la era científica, se disipa repentinamente”.

Kundera, Milan (1992): La insoportable levedad del ser; Barcelona, RBA Editores; pp. 44-45.

PD. AGRADECEMOS ENORMEMENTE LA COLABORACIÓN DE LULU LASAL (VISITAR AQUÍ) QUE NOS FACILITÓ PANTALONES, TOCADO Y BRAZO MANIQUÍ, UNA GOZADA.

 

Anuncios