La Hortera, Clara y Ana Karenina

 

foto5foto4Foto2foto9Foto2foto8foto1 foto6 foto1foto10 foto7foto7

Ahora, en cambio, percibía que lo mejor de esa felicidad ya había pasado. Ana ya no era la de antes; moral y físicamente había cambiado mucho. Estaba más gruesa, y ahora mismo, mientras le hablaba de la artista, una expresión de oído alteraba sus facciones. 

Vronski la contemplaba como a una flor marchita, en la que no pudiese reconocer esa belleza que lo incitara a cortarla. Y, sin embargo, percibía que, aunque creyera no amarla ya, estaba cada vez más ligado a ella. Mientras que antes, por un esfuerzo de voluntad, habría podido arrancar de su alma ese amor, ahora le sería imposible hacerlo. No podía separarse ya de ella”.   Tólstoi, LeónAna Karenina.

Agradecemos enormemente la colaboración de Clara Raposo para este post. Fue quien realizó las fotos y eligió a Tólstoi como acompañamiento. Ella tiene un blog junto a una compañera, se llama Banjo es el nuevo ukelele  (https://banjoeselnuevoukelele.wordpress.com)

Anuncios