La risa cortesana

La risa falsa es una simulación de risa y de gozo, que fingen unos hombres para engañar a otros, y para darles a entender lo que no es… Esta risa es pasión y propiedad de una alimaña que se llama La Corte. Este es un animal que siempre se anda riendo, sin haber gana de reír. Tiene dos o tres mil bocas, todas muertas de la risa: unas desdentadas, como bocas de máscaras: otras colmilludas, como de perros: otras grandes, como calaveras, que descubren de oreja a oído: otras fruncidas, como ojales de botones: otras barbudas, y otras rasas: otras masculinas, otras femeninas: otras vozingleras, y otras roncas: otras gruñidoras, y otras gomitonas: otras a boca cerrada, y otras regañosas: otras enrubiadas, y otras teñidas de negro. Cosa es cierto de ver, no considerando que son muchos hombres, sino muchos miembros de un animal. No tiene cosas naturales, ni procede de humor ninguno, antes es puramente pasión moral.

La risa cortesana. Biblioteca selecta de literatura española, o modelos de elocuencia y poesía. Por P. Mendibil y M. Silvela

 

Anuncios

La letra pequeña del amor

IMG_0581-1-3-1

Dime quién le devuelve el brillo a los ojos 
Dime quién coño aprende a despedirse con decoro 
detrás de las promesas tan solo hay escombros 
nunca leímos la letra pequeña donde decía cómo… 

¿Cómo acaba el amor? y 
¿Cómo reabsorben lágrimas los ojos? 
¿Quién ve los suspiros en las fotos?

LA LETRA PEQUEÑA DEL AMOR. Marwan

 

 

A través del espejo

 

IMG_0539

           IMG_0546           IMG_0541 

IMG_0550

  La regla es: mermelada mañana y ayer…pero nunca hoy.

– Alguna vez tendrá que tocar “mermelada hoy ”– objetó Alicia.

– No, no puede ser – refutó la Reina–. Ha de ser mermelada un día sí y otro no: y hoy nunca puede ser otro día, ¿no es cierto?

– No, no comprendo nada –dijo Alicia– ¡Qué lío me he hecho con todo eso!

– Eso es lo que siempre pasa cuando se vive marcha atrás– le explicó la Reina amablemente–: al principio se marea siempre una un poco…

– ¡Viviendo marcha atrás! –repitió Alicia con gran asombro–. ¡Nunca he oído una cosa semejante!

-… Pero tiene una gran ventajea y es que así la memoria funciona en ambos sentidos.

– Estoy segura de que la mía no funciona más que en uno –observó Alicia–. No puedo acordarme de nada que no haya sucedido antes.

– Mala memoria, la que sólo funciona hacia atrás– censuró la Reina.

-¿De qué clase de cosas se acuerda usted mejor?– se atrevió a preguntarle Alicia.

– ¡Oh! De las cosas que sucedieron dentro de dos semanas– replicó la Reina con la mayor naturalidad–. Por ejemplo, –añadió, vendándose un dedo con un buen trozo de gasa– ahí tienes al mensajero del Rey. Está encerrado ahora en la cárcel, cumpliendo su condena; pero el juicio no empezará hasta el próximo miércoles y por supuesto, el crimen se cometerá al final.

– ¿Y suponiendo que nunca cometa el crimen?– preguntó Alicia.

– Eso sería tanto mejor, ¿no te parece?– dijo la Reina sujetando con una cinta la venda que se había puesto en el dedo.

CARROLL, LEWIS. A través del Espejo y lo que Alicia encontró allí.

El palacio de las ilusiones

 IMG_0109 IMG_0107  IMG_0110

IMG_0019

IMG_0045

Aprendí muy pronto a escuchar a escondidas.

Me vi obligada a adoptar esta innoble práctica porque la gente rara vez me decía algo que mereciera la pena saber. Mis asistentes estaban entrenada para hablarme con complejas adulaciones. Las esposas de mi padre me evitaban. El rey Drupad solo se reunía conmigo en situaciones que sirvieran para desalentar a preguntas incómodas. Dhri nunca mentía, pero muchas veces me ocultaba cosas, en la creencia de que su deber de hermano era protegerme de los hechos desagradables. Aunque Dhai Ma no tenía ese tipo de reparos, se dejaba llevar por el desdichado hábito de mezclar lo que de verdad ocurría con cosas que, en su opinión, deberían haber ocurrido. Krishna era el único que me decía la verdad. Pero no estaba conmigo con mucha frecuencia.

Así fue como empecé a escuchar a escondidas y descubrí que era una práctica sumamente útil. Funcionaba mejor cuando yo parecía absorta en alguna actividad tonta, como el bordado, o cuando fingía dormir.

DIVAKARUNI, CHITRA BANERJEE:El palacio de las ilusiones

Seré brutal y malhecha como una piedra

11218464_10207764256207275_3308085202017265904_n

Y un día vendrá, si, un día vendrá a mí la capacidad tan roja y afirmativa como clara y suave, un día lo que yo haga será ciegamente seguramente inconscientemente, pisando sobre mí, sobre mi verdad, tan integralmente lanzada en lo que haga que seré incapaz de hablar, sobre todo llegará un día en que todo mi movimiento será creación, nacimiento, romperé todos los nos que existen dentro de mí, me demostraré a mí misma que no hay nada que temer, que todo lo que yo sea será siempre donde haya una mujer con mi principio, algún día levantaré dentro de mí lo que soy, ante un gesto mío mis olas se levantarán poderosas, agua pura que hundirá la duda, la conciencia, seré fuerte como el alma de un animal y cuando yo hable no serán palabras pensadas y lentas, no levemente sentidas, no llenas de deseo de humanidad, ¡No el pasado corroyendo al futuro!, ¡Lo que yo diga sonará fatal y entero! No habrá ningún espacio dentro de mí que me permita saber que existe el tiempo, los hombres, las dimensiones, no habrá ningún espacio dentro de mí que me permita notar siquiera que estaré creando segundo a segundo, no segundo a segundo: siempre fundido, porque entonces viviré, solo entonces viviré más que en la infancia, seré brutal y malhecha como una piedra, seré leve e imprecisa como lo que se siente y no se entiende, me superaré en olas, ah, Dios, y que todo venga y caiga sobre mí, hasta la incomprensión de mí misma en ciertos momentos blancos porque me basta con cumplirme, y entonces nada impedirá mi camino hacia la muerte-sin-miedo, de cualquier lucha o descanso me levantaré fuerte y bella como un caballo joven.

Perto do Coração Selvagem – Clarice Lispector . Fragmento traducido por Pilar Lago 

Sueño de una noche de verano

IMG_0421

IMG_0405

IMG_0394 IMG_0406IMG_0420

Que brille la casa con luz indecisa junto a la lumbre medio apagada. Cada duende y espíritu encantado, salte tan ligero como ave sobre zarzal, mano en mano, con gracia hechicera, cantaremos y bendeciremos este sitio ahora hasta rayar el día, que cada hada vague por este hogar a su capricho, cada hada póngase en movimiento y bendiga las divinas habitaciones de este palacio con dulce paz. 

Reinará mansa quietud y el dueño será bendito.

Si nosotros, vanas sombras, los hemos ofendido, piensen solo esto: que se han quedado aquí  durmiendo, mientras han aparecido esas visiones y esta débil y humilde ficción no tendrá sino la inconsciencia de un sueño…”

EL SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO, William Shakespeare